miércoles, 18 de marzo de 2009

SINCERIDAD

ENSAYO SOBRE SINCERIDAD
Por: Jorge Demetrio Ortega Herrera

La sinceridad es la virtud que nos lleva a decir siempre la verdad y a mostrarnos al exterior tal y como somos interiormente, manifestando la verdad en palabras y conformando éstas con el pensamiento y las obras.
Para ser sincero se necesita tener mucho tacto al decir la verdad, esto significa que cuando debemos decirle a una persona lo que pensamos y esta verdad la incomoda debemos utilizar las palabras, las expresiones correctas ya que el primer propósito es ayudar a esa persona, y esto es necesario para que la persona escuché y vea que lo que se la dice va con buenas intenciones y sin la intención de ofenderla. Desde mi punto de vista sinceridad el ser sincero decir la verdad, actuar buena fe nunca esperar nada a cambio por el hecho de ser sinceros. Como dice John Ruskin “la sinceridad es la raíz de todas la virtudes “ya que en ella se encuentra la buena fe de un ser o individuo, mas en este mundo donde cada día se pierde mas este valor. Mi justificación sobre este valor al desarrollarlo es debido a que en este mundo y mas en este país se ha perdido por completo ya que cada vez hay mas inseguridad, robos secuestros. Por eso actuar conforme a la verdad, es requisito indispensable.
Para ser sinceros debemos procurar decir siempre la verdad, esto que parece tan sencillo, a veces es lo que más cuesta trabajo. Utilizamos las "mentiras piadosas" en circunstancias que calificamos como de importancia, donde no pasa nada: como el decir que estamos avanzados en el trabajo, cuando aún no hemos comenzado, por la suposición de que es fácil y en cualquier momento podemos estar al corriente. Obviamente, una pequeña mentira, llevará a otra más grande y así sucesivamente... hasta que nos sorprenden.
Al inventar defectos o hacerlos más grandes en una persona, ocultamos el enojo o la envidia que tenemos. Con aires de ser "franco" o "sincero", decimos con facilidad los errores que comenten los demás, mostrando lo ineptos o limitados que son.
Por lo que la sinceridad tenga un sentido no puede tratarse de una comunicación al azar. La persona tiene que reconocer su propia error aunque le cueste mucho a veces el ser sincero decir la verdad, para luego comunicarla. Es decir sinceridad debería ser actuada por la caridad y por la prudencia.
Pero la sinceridad, como las demás virtudes, no es algo que debamos esperar en los demás, es un valor que debemos vivir para tener amigos, para ser dignos de confianza...
La sinceridad es una virtud que caracteriza a las personas por la actitud congruente que mantienen en todo momento, basada en la veracidad de sus palabras y acciones. Como dice François de La Rochefoucauld "La sinceridad es una efusión del corazón. Muy pocos la tienen; y la que ordinariamente vemos no es sino un refinado disimulo para ganar la confianza de los demás."
Por decir Cuando aparentamos lo que no somos, se tiene la tendencia a mostrar una personalidad ficticia: inteligentes, simpáticos, educados, de buenas costumbres... En este momento viene a nuestra mente el viejo refrán que dice: "dime de que presumes... y te diré de que careces"; gran desilusión causa el descubrir a la persona como era en la realidad, alguna vez hemos dicho o escuchado: "no era como yo pensaba", "creí que era diferente", "si fuese sincero, otra cosa sería". Como dice Ralph Waldo Emerson “Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía.”
El mostrarnos "como somos en la realidad", nos hace congruentes entre lo que decimos, hacemos y pensamos, esto se logra con el conocimiento y la aceptación de nuestras cualidades y limitaciones,En ocasiones faltamos a la Sinceridad por descuido, utilizando las típicas frases "creo que quiso decir esto...", "me pareció que con su actitud lo que realmente pensaba era que" ; tal vez y con buena intención, opinamos sobre una persona o un acontecimiento sin conocer los hechos. Ser sincero, exige responsabilidad en lo que decimos, evitando dar rienda suelta a la imaginación o haciendo suposiciones.En algún momento la Sinceridad requiere valor, nunca se justificará el dejar de decir las cosas para no perder una amistad o el buen concepto que se tiene de nuestra persona. Si por ejemplo, es evidente que un amigo trata mal a su esposa o a sus empleados, tenemos la obligación de decírselo, señalando las faltas en las que incurre y el daño que provoca, no solamente a las personas, sino a la buena convivencia que debe haber.La persona sincera dice la verdad siempre, en todo momento, aunque le cueste, sin temor al qué dirán. Vernos sorprendidos en la mentira es más vergonzoso.Al ser sinceros aseguramos la amistad, somos honestos con los demás y con nosotros mismos, convirtiéndonos en personas dignas de confianza por la veracidad que hay en nuestra conducta y nuestras palabras. A medida que pasa el tiempo, esta norma se debe convertir en una forma de vida, una manera de ser confiables en todo lugar y circunstancia.
En conclusión la sinceridad es un valor muy importante en nuestra vida sirve para ser un mejor individuó, empezar desde ahí en cambiar nuestra formar de ser siendo sinceros no dejándonos manipular por la sociedad de este país que cada vez mas se pierde ante este valor debido a esta situación en la que nos encontramos, pero eso no es pretexto para comportarnos así robando secuestrando destruyendo al país creando así una imagen de inseguridad miedo, etc.

BIBLIOGRAFIA
es.wikipedia.org/wiki/Wikimedia,
año 2001
Ralph Waldo Emerson,
(1803-1882) Poeta y pensador
http://www.proverbia.net/citastema.asp?tematica=104,
2008.
http://www.es.catholic.net/familiayvida/154/203/articulo.php?id=1300,
2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada